Esta usted en:

Patrimonio Histórico


Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La iglesia parroquial de Villargordo, puesta bajo la advocación de la Virgen, recientemente restaurada, conserva la portada renacentista, con arco de medio punto con dovelas de sillería y clave resaltada, sobre la que se sitúa, a eje, un nicho avenarado sin imagen. Alterna en la fachada la mampostería, en su frontal predomina el muro sobre el vano y se cierra mediante un hastial asimétrico con óculo circular. En uno de sus laterales va ubicada una torre de base cuadrada, desproporcionada en su volumen respecto al resto del templo, con elementos neogóticos en su cuerpo superior, como las dobles parejas de esbeltas ventanas con arcos apuntados o los pequeños pináculos de sus esquinas. El crucero va acusado en su exterior por una pirámide octogonal cubierta con teja arábe. En su interior destaca el artesonado mudéjar de madera del coro. 

Palacio de los Fernández de Córdoba 

Situado en Torrequebradilla y abandonado en la actualidad, fue mandado construir por don Íñigo Fernández de Córdoba y Mendoza hacia la mitad del siglo XVII. Este palacio rural se articulaba en dos cuerpos, el superior como solana con pequeños y asimétricos huecos, y un cuerpo inferior de acceso, que se realizaba a través de grandes arcos de medio punto sobre sencillas pilastras que se prolongan verticalmente hasta el piso superior. La severidad constructiva, así como la austeridad ornamental, evidencian que fue concebido no tanto como emblema de la grandeza y poder del señor de Torralba y Torrequebradilla, sino como palacio residencial con la función de casa solariega para administrar tareas agrícolas y de pastoreo en campos y dehesas. 

Iglesia de San Francisco de Paula 

La iglesia parroquial de Torrequebradilla destaca como el bien cultural más significativo del casco urbano. Consta de nave cubierta a dos aguas con teja árabe; crucero ligeramente acusado, como corresponde a su planta en forma de cruz latina, marcado por una cúpula que en su exterior se cubre a cuatro aguas; y espadaña-campanario, que marca la máxima altura del templo. 

Ermita del Santo Cristo de la Salud 

A extramuros del pueblo se levantó entre los siglos XVI y XVII la ermita de Santa Ana, con piedras procedentes de las ruinas ibéricas de Maquiz, convertida, a finales del XIX, en la ermita del Santo Cristo de la Salud. La veneración popular del Cristo titular se relaciona con una mortífera epidemia de peste que asoló la localidad en 1833, hasta que los vecinos acordaron sacar la imagen del Crucificado en procesión con lo que remitió la epidemia y los enfermos sanaron. En acción de gracias se remodeló la ermita, cuyos elementos de interés son la portada de arco de medio punto de sillería y la espadaña de un cuerpo, y se cambió la advocación de su titular.

Galería de Imágenes




Ayuntamiento de Villatorres

Información Legal | Accesibilidad